Día de playa

Posted: viernes, 2 de mayo de 2008 by Hari_Seldon in Etiquetas:
0


La playa...ese sitio dónde es más evidente que en cualquier otro lugar la superficialidad de nuestra sociedad.
¿Por qué va la mayoría de la gente a la playa? ¿Para ponerse morenos? ¿Para jugar con tus amigos? Sí, pero sobre todo y ante todo para exhibirse ante los demás e intentar ligar.
Y esque lo más sencillo es irse un día a cualquier playa de nuestro litoral para comprobarlo.
Bueno iré por partes para explicarlo mejor.
El tema de ponerse moreno; en el fondo es para conseguir un mejor aspecto físico. Pero no de estar más sano ni nada por el estilo, sino para gustar a los demás. ¿Eso que quiere decir? Que se hace para ligar más. Y quién diga lo contrario que me lo argumente, ¿quién no quiere ponerse moreno para ser más atractivo a los demás? Para mí este es un punto irrebatible. "Oh sí, yo me pongo moreno porque esta nueva pigmentación de mi piel hace que cobre 500 euros más al mes!!!" (ejemplo irónico)El irse a jugar con los amigos. Bien, es cierto, pero en el trasfondo está siempre el haber si se pesca algo con la ayuda de los colegas (ya me entendeis). "Me pongo a jugar al fútbol justo al lado de las chicas con mis colegas porque me gusta mucho el deporte" (ejemplo irónico)

Aclarados esos puntos iré al punto central de mi texto. La gente va a la playa para exhibirse.
Y lo puedo demostrar con un ejercicio práctico. Simplemente teneis que ir a la playita un día de sol y buen tiempo. Poneis vuestra toallita en un lugar medio de la arena, y os dedicais a observar el comportamiento de vuestros compañeros de toalla. Mirad hacia un lado y hacia otro; sí, allí están las típicas chicas con sus modelitos tumbadas al sol, y que cada poco tiempo van hacia la orilla haciendo una especie de pase de modelo para enseñar sus esculturales cuerpos; ese paseillo suele terminar en el agua, donde por una extraña razón, cuando parecía que iban a tomarse un baño, simplemente se salpican un poco el agua en sus cuerpos, y vuelven a sus toallas ante las miradas del rebaño masculino.
Luego encontramos a los "chulos playa" (bendita calificación que les va perfecta). Éstos son fácilmente reconocibles, no hace falta ni que los defina.
Y el resto de gente que mete barriga, hace fuerza con sus músculos, intenta ver que guapos son, para de alguna forma impresionar a alguien y poder recoger anzuelo en esa jornada de sol y calor.
Miraditas por aquí y por allá...
Guau!!! Parece un supermercado de carne, dónde los pedazos más apetecibles y los menos luchan por ser escogidos por el comprador de turno.
"Ding dong ding!!! turno para el número 24, ¿sí? me pido a la del bikini blanco. Vale perfecto, tiene que ir hasta ella haciendose el interesante y marcando abdominales, dígale dos tonterías tópicas y se la envolvemos. Ding dong ding.

Verdaderamente me da pena ver como todo el mundo cae en la trampa del aparentar. En la playa todo el mundo aparenta. Allí se ven los instintos más superficiales del ser humano. La moda y el culto al cuerpo. Que estúpidos somos y no lo sabemos.

Pero bueno, mientras la gente prefiera apreciar a los demás por lo que parecen más que por lo que realmente son, perfecto. Vivamos en la ignorancia y celebremoslo con una buena fiesta en la playa!!!

0 comentarios: