Sin

Posted: viernes, 4 de diciembre de 2009 by Hari_Seldon in
0

Esa ciudad, esa gente, esas cosas.

Corre, hasta allá, más allá. ¿Dónde está el final? Es incierto, pero corres.

Perlas inundan la noche del sueño que le rodea. Alcanza una y no la sueltes.

Ya está, deja rienda suelta a todo aquello que de verdad anhelas. ¿Es tanto? Posiblemente, pero en la amplitud de la vida no es nada. ¿Acaso qué significa ante todo el Universo?

Insignificancias, memeces varias, y todo para nada. Síguelo y síguelo, pero solo tú te debes dar cuenta de qué se trata, de qué va esto.

No estoy hablando de las típicas tonterías de siempre, que inundan nuestras mentes 23 horas y 59 minutos de nuestros días, hay veces incluso que ni siquiera ese minuto se manifiesta. Yo vivo en ese minuto, es más, ese minuto guía lo que quiero ser y a lo que quiero ir. Pero la cuestión es el cómo ir.
En primer lugar hay que tener claro el por qué y el SOY. Sin esas dos cosas esenciales no podemos caminar hacia ningún lado. Caminaremos únicamente en círculos, unas veces acercándonos más, otras alejandonos, pero, de hecho el recorrido aunque cambie de forma, es siempre el mismo.

Y así muchos y muchos y muchos.

-"No lo sé"- Dijo el vendedor.

¿Dónde compramos entonces?

No lo sé, ni creo que lo sepas tú, ni siquiera lo supo él. ¿Y qué seguridad tenemos de que es la VERDAD?
No hay verdad, o eso pienso, en lo absoluto, para nada. Es símplemente TU VERDAD disfrazada de una verdad absoluta que crees firmemente y que tiñe todo lo que te rodea. Aún así estás excitado, ansioso por emprender el viaje. ¿Y es que no lo iniciaste?

Hasta que pasa mucho tiempo no se sabe, e igual, entonces, es demasiado tarde.

0 comentarios: