El ser humano

Posted: lunes, 16 de diciembre de 2013 by Hari_Seldon in Etiquetas: ,
0

Y la bondad del ser humano terminó cuando vio lo ajeno como provecho propio.
Y nunca más fue feliz, preocupado como estaba por alimentar la voraz hambre que él mismo había creado.
Y se destruyó a sí mismo.

O cómo todo terminó siendo una ironía

Posted: sábado, 19 de octubre de 2013 by Hari_Seldon in Etiquetas:
0

Todo son tragedias. La voz de la alegría se apaga mientras todo el mundo se ahoga en un mar de desesperación.
Muy típico.

La lucha por la supervivencia nunca cesó. Ocurre que los osos tenían suficiente comida compara pasar varios inviernos en sus cuevas, tranquilamente.

La lluvia arreciaba y el viento se llevaba las esperanzas.

Y al final no pasó nada.

Tiempo de reflexionar y actuar

Posted: sábado, 21 de septiembre de 2013 by Hari_Seldon in Etiquetas: , , ,
0


"Entrad en cualquiera de las escuelas que se llaman nacionales y pedid al maestro que os
muestre lo que saben los niños. El maestro llamará a los niños y les hará preguntas teológicas a
las que los hombres más eruditos no pueden responder racionalmente; los niños, no obstante,
responderán enseguida del modo que se les ha enseñado previamente; porque en esta parodia
de la educación la memoria es el único requisito exigido. Así pues, el niño cuya facultad natural
de comparar ideas o cuyos poderes de raciocinio queden destruidos más deprisa, si al propio
tiempo posee una memoria suficiente para recordar cosas sin hilación, será el primero de la
clase; y las tres cuartas partes del tiempo que debería dedicarse a impartir una instrucción útil,
se habrá dedicado en realidad a destruir la capacidad mental de los niños.
"

Robert Owen. 1814

Los creyentes

Posted: viernes, 21 de septiembre de 2012 by Hari_Seldon in
0


Fuimos complices y somos complices de las circunstancias.
Quizás hoy nos echamos las manos a la cabeza. ¿Cómo pudimos llegar a esto? ¿Qué está pasando? La realidad nos aplasta con implacable tenacidad.
"La crisis", esa expresión tan manida e infame, nos la creemos. Como nos creimos todo lo que ocurría durante tantos años.
Tiempos de vino y rosa (no para todos, también es cierto) que nos arrastraron como una gran marea, y nos parecía tan normal.

Puede ser que hoy en día sea una de las épocas en las que el ciudadano-individuo posea una mayor clarividencia y sea consciente de lo que pasa a su alrededor. Puede que sepamos cómo funcionan las estructuras políticas y económicas superficialmente, y eso ya es más de lo que nunca pasó. Aún así seguimos a merced de esa marea que nos arrastra desde hace tanto tiempo y cuyos oscuros engranajes desconocemos totalmente.
Empezando por la tan celebrada transición (encumbrada a mito sagrado) se construyó un estado que en el fondo no difería demasiado del anterior. Sí, bien es cierto que existía una libertad mayor, pero libertad supeditada. Dentro de este estado determinista la libertad es posible, podemos congratularnos. Los grandes nos trataron como nosotros hacemos guiar a un ratón por un laberinto que tiene una única salida.
Y ha continuado así desde entonces, cada día con la balanza de poder más desequilibrada si cabe.

¿Qué poder tiene el pueblo hoy? Ninguno. No hay ningún mecanismo que comprenda el sistema que pueda cambiar la situación actual. Estamos a merced de los poderes políticos y económicos. Ellos rigen y gobiernan. Ellos dictan la ley. Ellos mantienen su posición.
Me parecen tremendamente loables los intentos tipo 15M, ocupa el congreso, etc, pero razonablemente no llevará a ninguna parte ya que nos movemos en la rueda del sistema.

Salir del sistema, ¿la solución? No hablo de anarquismo, hablo de salir de sistema y refundarlo. La sociedad precisa de unas normas, y es evidente que hay que cambiarlas ya que las que hay hoy no funcionan. El problema es que el mango no lo tiene el pueblo y nadie se lo va a regalar.

Poniendo parches a un mecanismo que no funciona no va a solucionar nada, sólo provocará tensiones que se aflojarán y se tensarán, ya que los problemas están ahí desde su inicio.

Libertad, justicia, igualdad. Mentiras que nos creímos y que han quedado al descubierto. No puede funcionar algo en la que la gente no cree.

El señor

Posted: jueves, 1 de septiembre de 2011 by Hari_Seldon in


El indecible momento que nos contempla hace que nos preguntemos cómo hemos llegado a esto. Bien está conocer nuestro pasado, más cuando el futuro se intuye en una bruma densa e indefinida.
Cada uno cree tener su razón, todos dicen tener la fórmula que descifra lo que ocurre, pero no se puede hacer nada. Más bien, a alguien le interesa que no se haga nada. Ese alguien tiene la forma de un gran señor con sombrero de copa y frac, que en una mano sostiene un puro, en la otra una copa de brandy y con su inmenso zapato de piel de cocodrilo pisotea el rendija por la que las almas que dicen ser libres respiran el poco aire que pueden absorber.
Podemos llegar a la conclusión de que ese señor siempre estuvo ahí, con diferentes caras, con diferentes modales y formas de comportarse, pero siempre estuvo ahí con un único objetivo, perpetuarse. Claro está, teniendo el privilegio, se debe salvaguardar. ¿La moral? ¿La justicia? ¿La humanidad? ¿La libertad? Son conceptos desconocidos para él, no es que los desprecie, es que no los conoce. Y aquí radica gran parte del problema. Se cree diferente, y por supuesto, los siglos de los siglos han demostrado que es diferente.
Es diferente porque sus objetivos los puede cumplir, o puede aspirar a ellos, todos aquellos que ansían los otros y que jamás verán colmados, él los sostiene en la palma de su mano mientras sonríe condescendiente, como si nada.
No tiene que demostrar nada, su única luchar es guardar su lugar en lo alto de la colina, lo cual no es muy difícil, ya que él tiene la piedra que puede hacer rodar siempre que quiera para destruir el pueblo que está a su ladera.
Sabe lo que es, y por supuesto está orgulloso. Está cómodo, tiene todo lo que quiere. ¿Quién es capaz de decirle lo que debe de hacer por aquellos que nunca hicieron y nunca harán nada por él? ¿Por qué tiene que arremangarse cuando ellos son los que desean arrebatar su miel? No es egoísmo, es simplemente instinto, su forma de ser y de actuar. No puedes pedirle al olmo que dé peras.

No puedes pedirle a él que cambie.

Carta abierta

Posted: viernes, 28 de enero de 2011 by Hari_Seldon in Etiquetas: ,
1

Querida democracia:

Sirves, ¿a quién? El pueblo ya no te escucha, no te siente. Eres solo un concepto perdido en la historia de una revolución más falsa que verdadera.
Nunca fuiste nada, no eres nada. Un ideal. No real, no aplicable.

A muchos se les llena la boca contigo, más tú no eres en esencia la que ellos proclaman. Estás desvirtuada, estás inclinada ante ellos, eres lo que ellos quieren que seas.

Seré breve, no queda más opción, no existes.

Verdad

Posted: domingo, 9 de mayo de 2010 by Hari_Seldon in Etiquetas: ,
1

¿Quien tiene LA VERDAD?
¿Quien esté más empecinado en ella?
¿Quien tenga más y mejores argumentos?
¿Quien sepa venderla mejor?
¿Debe venir un tercero a dirimir cual de las dos es la cierta?
¿Cómo es posible que en un mismo asunto que no merece discusión, que es de una única e inflexible forma puedan más de una persona no estar para nada de acuerdo?
¿Es la intransigencia la que nos guía?
¿Acaso hay personas que nunca dan su brazo a torcer aún a sabiendas de que no tienen razón?
¿Por qué siempre defendemos nuestra postura ante las demás?
¿Actuamos siempre correctamente?
¿Los demás actúan siempre correctamente?
¿Le importa a alguien ser sincero con ellos mismos?
¿Vale más el quedar bien que la verdad?
¿Alguien la conoce hasta sus últimas consecuencias?
¿Es posible unir dos verdades contrapuestas?
¿Existe la verdad?