O cómo todo terminó siendo una ironía

Posted: sábado, 19 de octubre de 2013 by Hari_Seldon in Etiquetas:
0

Todo son tragedias. La voz de la alegría se apaga mientras todo el mundo se ahoga en un mar de desesperación.
Muy típico.

La lucha por la supervivencia nunca cesó. Ocurre que los osos tenían suficiente comida compara pasar varios inviernos en sus cuevas, tranquilamente.

La lluvia arreciaba y el viento se llevaba las esperanzas.

Y al final no pasó nada.